Con mis manitas

REGALO BODAS DE ORO

Bodas de oro significa llevar 50 años al lado de una persona. El matrimonio es un camino lleno de rosas y obstáculos. Donde suceden todas las emociones que existen y las que no. Significa viajar por la vida, con todas sus vicisitudes y lucha de avatares que nos vamos a encontrar. Es ir en ese viaje de la mano de la persona elegida por nosotros, por tanto, completarse, apoyarse y superar juntos todos los contratiempos.

Visto así parece muy bucólico, y aunque lo es, la realidad es mucho más compleja. Un arduo trabajo que se consigue a base de constancia, respeto, paciencia, generosidad y lo más importante AMOR. 💖

Pues dicho esto cumplir 50 años de matrimonio es un mérito increíble. Y si son tus padres los que llevan medio siglo unidos, es un orgullo. Tengo la suerte de haber vivido las bodas de oro de mis padres.

Ellos lo tenían claro, querían renovar sus botos y en esta ocasión que sus hijos y nietos fueran sus auténticos testigos.


¡Algo tan importante había que celebrarlo!


Y así fue, el 25 de abril de 2015 asistí a la boda de mis papis. 😊 Para mí fue uno de los días más bonitos de mi vida. Una ceremonia preciosa, un paseo en calesa y una celebración fantástica. Eso de ir a la boda de tus padres ¡mola! 

Para ese día tan especial quise hacerles un regalo emotivo, con más valor sentimental. Quería algo significativo que hablara del trascurso de esos 50 años. La pasión de mi madre son las plantas y se me ocurrió un centro de flores con fotos.

Mi morena regalo de bodas de oro 50

¡Lo que me gusta a mí un centro! Y si va decorado con fotos, plantas, lacitos y globos, ya entro en un nivel de exaltación tope. 🤗

Os cuento como lo hice por si os da alguna idea:

Compré un macetero en Ikea de esos tan bonitos de estilo romántico en color rosa. De plantas elegí alguna suculenta, dracaena y alguna plantita más de interior; en total unas 4 o 5. Ya solamente así queda precioso.

Llega la parte fotos; la idea fue realizar una especie de carrete de película de sus vidas en fotos. Por un lado, elegí las fotos por orden cronológico, de los momentos más importantes desde que se conocieron; reservé alguna de las más bonitas. Y por otro, hice un carrete con goma eva, lo hice en distintos colores para darle alegría, porque la vida es eso un lienzo de color.

El carrete de fotos lo puse alrededor del macetero. Las fotos reservadas las coloqué con una “minipinzita” entre medias de las plantas y el resto del centro. ¡Le da un toque tan chuli!

Mi morena regalo de bodas de oro en el restaurante

Para rematar decoré el centro con un globo grandote con el número 50. Lo envolví con papel celofán transparente con florecitas blancas y de guinda un lazo rojo. ¡Terminado!

El resultado un bonito centro para unas bodas de oro, que nada más verlo nos habla de una vida plena, llena de satisfacciones. Donde la solidez de una gran familia es la protagonista. 💫

-Que la Luna os sonría-

A %d blogueros les gusta esto: